viernes, 5 de agosto de 2011

FOTOGRAFOS


Fotógrafos ¿Que nos mueve a coger la cámara y ponernos a buscar sin descanso? ¿Por qué ese afán de registrar momentos volátiles e irrepetibles?
Como dijo  Henri Cartier-Bresson, “Los fotógrafos trabajamos con cosas que se desvanecen continuamente, y, una vez       desvanecidas, no hay en el mundo artificio alguno que pueda devolvérnoslas”
Quizás la respuesta sea simplemente que movidos por un exiguo egoísmo queramos conservar para nosotros, para siempre, ese momento que de alguna forma nos cautivo, atrapo nuestra atención o despertó nuestro interés… y ambicionemos llevárnoslo con nosotros a casa. Es posible que pretendamos que ese instante no acabe nunca, no se disuelva en el tiempo, que perdure eternamente ¿Pero, por qué mostrarlo a los demás? ¿Por qué comunicar a los demás esas sensaciones que se avivaron en ese instante?

No hay comentarios: